La Ley del Juego en España ha vivido ciertos cambios en el último año, abriendo la gama de posibilidades que los usuarios pueden utilizar. Una de las principales revoluciones vividas ha sido en el sector de las apuestas deportivas, puesto que desde el mes de Junio en 2012 son legales dentro del territorio español.

Evidentemente, esto ha supuesto un giro brusco, puesto que las casas de apuestas online se han visto obligadas a obligar a sus usuarios tomar medidas como las de identificarse de forma obligatoria, mediante el DNI o el Pasaporte. Es decir, al ser legal, ahora todo debe ser legal, debe tenerse un control sobre el dinero que invierten y ganan los usuarios. Sin embargo, no solo se ha visto afectado el sector online, puesto que en salones de juego y casinos es posible realizar apuestas deportivas en localizaciones físicas, donde es necesario el dinero en efectivo para poder apostar. Los sitios más grandes como bwin poker o bwin ya han hecho las adaptaciones necesarias, pero todavía hay muchos otros que todavía tienen que adaptarse a los estándares de la nueva ley. Al igual que apuestas deportivas se debe sumar las apuestas de hípica, de carreras de caballos y carreras de galgos, que pese a que puedan parecer competiciones deportivas, aparecen en apartados separados.

Que la Ley del Juego esté regulada en España supone que todas aquellas personas que deseen, que estén dispuestas, podrán participar en los distintos juegos de azar disponibles, tales como bingo, juegos de casino y apuestas, con la garantía total de que el juego está regulado, supervisado y controlado por la Dirección General de Ordenación del Juego, permitiendo al usuario estar protegido y con la tranquilidad de que está totalmente seguro.

Esta Ley de Regulación reduce la posibilidad de estafas y engaños del juego hacia los usuarios que se dispongan a jugar, sin supervisar, y protege contra la falta de fiabilidad de los operadores en pagos y cobros.